Tags

Related Posts

Share This

¿Hasta cuándo?

La ministra del Sernam, Carolina Schmidt, anunció medidas especiales para disminuir el femicidio. Es un parche curita para detener una hemorragia. La experiencia indica que las sesiones de autoayuda para los agresores no son suficientes para disminuir un delito que está en la cabeza de los hombres.

Por Equipo La MansaGuman

El 25 de noviembre pasado, día internacional contra la violencia hacia las mujeres, a Mireya Milillanca (25) su pololo Mario Pardo la mató, lanzándola desde un noveno piso. En la misma fecha, hace un año,  Erica Vera (69) fue asesinada por su cónyuge Jorge Godoy de una puñalada.

En Chile, el machismo se encarga año a año de dejar en claro que está vivo. Y lo hace matando. Entre 50 y 60 mujeres son asesinadas por año. Entre 2001 y 2010, han muerto unas 500 a manos de hombres, en su mayoría cercanos. Sólo en 2011 murieron 43.

La ministra del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), Carolina Schmidt, anunció para este año una estrategia con la que, dijo, apunta a disminuir el femicidio en un 30%. Lo fundamental: centros de rehabilitación para los agresores. La promesa es tan difícil de cumplir como la erradicación de la delincuencia.

Los programas para la rehabilitación de los agresores no son nuevos; países como España y Estados Unidos los vienen aplicando desde hace un par de décadas. Sus resultados, sin embargo, son precarios. Alrededor del 30% de los agresores abandona el proceso, y de los que se mantienen, un porcentaje similar logra no volver a incurrir en conductas violentas. Aun cuando el desarrollo de estos programas es necesario, es claro que lograr resultados sostenibles de reducción de la agresión a las mujeres y del femicidio solo es posible con políticas de educación y campañas permanentes que hagan de la violencia de género una conducta inaceptable, y una administración de justicia efectiva que proteja la vida de las mujeres.

Las campañas públicas, como la chilena apoyada en el slogan “Cuidado, el machismo mata”, han conseguido un importante aumento del número de denuncias. En 2004, las denuncias fueron 77.900; en el año 2010 ascendieron a 137.117, y entre enero y septiembre de 2011, última cifra disponible, llegan a 113.421 de las cuales más del 80% son denuncias de mujeres.

Este importante aumento tiene un lado positivo: las mujeres están conscientes de que deben denunciar a sus agresores y lo hacen con cada vez más frecuencia. Pero no hay correlato en el ejercicio de la justicia: en 2008, sólo el 9,5% de esas denuncias tuvo sentencia condenatoria (con pena de cárcel para el agresor); en 2009, el 9,6%; en 2010, el 9,9% y en 2011, el 9,4%. Ni las campañas han logrado que esa cifra aumente, dada la impermeabilidad de la administración de justicia a las necesidades de protección de las mujeres.

 

LA MITOLOGÍA

  • Los agresores son celópatas. No es así. La violencia contra las mujeres es expresión de dominio y control sobre el cuerpo y la vida de las mujeres.
  • La violencia contra las mujeres ss un mal contemporáneo. Falso. Desde siempre, y en todas las sociedades conocidas, las mujeres han intentado ser disciplinadas, llamadas al orden, aleccionadas y castigadas a través de la violencia.
  • El agresor sólo golpea (y mata). Falso.  La violencia, además de física, es  sexual, psicológica, patrimonial. Y también tiene una dimensión institucional (no respuesta de parte de la sociedad, a través de las policías y tribunales) y simbólica (en la mantención de roles femeninos, que se asumen como pasivos y obedientes).
  • La violencia es mutua: las mujeres también le pegan a los hombres. No es así, puesto que si bien existen denuncias por agresiones de mujeres en contra de hombres, estas no alcanzan al 10%, mientras que el 80% constituyen denuncias de mujeres (ojo, que no suma 100%!!!) La violencia de género es un ejercicio de poder machista, sustentado en roles tradicionales, según lo cuales el hombre tiene el poder y la mujer le obedece.
  • La agresión es privada. Falso. Se da en el espacio público y privado, en las relaciones afectivas y familiares, en el espacio vecinal y comunitario, en la iglesia, en el partido político, en la calle, en las relaciones laborales y en el sindicato, en las instituciones públicas y privadas.

 

LOS DESTACADOS DE 2011

1-     Las denuncias

El Ministerio del Interior a través de la División de Seguridad Pública informa que los casos policiales de violencia intrafamiliar (VIF) –incluyen denuncias de la comunidad y delitos flagrantes- fueron 137.117 en 2010; entre enero y septiembre de 2011, ascienden a  113.421, de las cuales más del 80% son denuncias de mujeres, lo que marca un incremento de 15.2% respecto del mismo período del año anterior.

Por su parte, al Ministerio Público ingresaron 117.145 casos en 2010 por concepto VIF; entre enero y septiembre de 2011, registra 97.542 casos por delitos producidos en este contexto, lo que representa el 10% del total que han ingresado a su sistema (se incluyen amenazas, delitos sexuales, desacato, homicidio, lesiones, maltrato habitual y parricidio). El 80,1% de las víctimas son mujeres. Al analizar las categorías de delitos, los mayores volúmenes corresponden a lesiones (51,9%), amenazas (37,3%) y maltrato habitual (6,3%).

La ausencia de un registro unificado no permite establecer relaciones entre las denuncias receptadas por Carabineros y los casos que efectivamente se judicializan.

 

LAS VÍCTIMAS

Entre enero y diciembre de 2011 se cometieron  43 femicidios.

Región Total  de femicidios Con denuncia Con medidas cautelares (*)
Metropolitana 18 6 1
Atacama 4
Antofagasta 1
Coquimbo 2 1
Valparaíso 2
Maule 4 2 2
Bío Bío 4 2 1
Araucanía 3
Los Lagos 3 1 1
Aysen 1
Magallanes 1
Totales 43 12 4

Fuente: Red Chilena contra la Violencia Doméstica y Sexual
*La justicia adopta con frecuencia medidas cautelares destinadas a proteger a las mujeres agredidas, entre ellas, prohibir el acercamiento del agresor.

Del total de femicidios en 2011, 12 habían presentado denuncia (28%), y de estos casos, 30% de las mujeres asesinadas contaban con medidas cautelares.

 

QUIÉNES SON

  • La menor, Romina Scarlet Campillay de 11 años, violada y asesinada a golpes por su vecino Richard Martínez de 32 años. 19 de agosto, Alto del Carmen en la región de Atacama.
  • La mayor, Luisa Santander de 81 años, baleada por Eduardo Dueñas de 82 años, su marido. 14 de marzo, Quinta Normal.
  • Una joven de 21 años embarazada de 7 meses, Tamara Lepe asesinada a golpes por su pololo Nicolás González de 19 años. 6 de noviembre, Valparaíso.
  • Una joven de República Dominicana, Orfelina Paulino, de 27 años, apuñalada por Marcelo Gutiérrez, de 43 años, su conviviente. 24 de marzo, Punta Arenas.
Edad número
Menores de 20 años 4
21-25 años 7
26-30 años 9
31 – 40 años 8
41 – 50 años 11
Mayores de 50 4
Totales 43

 

Los femicidas

Relación número
Parejas (convivientes o maridos) 19
Ex parejas 13
Yerno 1
Conocido 2
Desconocido 2
Pololo 3
Ex pololo 3

 

Nueve de los femicidas se suicidaron luego de asesinar a la mujer. Cuatro eran ex pareja y los otros cinco eran pareja de la mujer asesinada.

Los medios del asesinato: arma de fuego, cuchillo, hacha, golpes, estrangulamiento, lanzadas de pisos altos. Hay cuerpos que muestran señales de tortura, como quemaduras y golpes o apuñalamientos reiterados hasta causar la muerte.

 

EL ROL DE LA JUSTICIA

Desde la entrada en vigencia de la ley que tipifica el femicidio (diciembre 2010), el Ministerio Público ha incluido en sus boletines informativos las causas ingresadas y terminadas por femicidio, y el número de víctimas.

 

Femicidio por región enero-junio 2011

 

Región

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIV

XV

RM CN*

RM OR*

RM OCC*

RM S*

TOTAL

Femicidios ingresados

0

2

1

3

0

2

1

5

4

0

0

1

0

0

1

0

0

3

23

Femicidios terminados

0

0

0

2

0

0

0

1

1

0

0

0

0

0

2

0

0

1

7

* Región Metropolitana centro norte, oriente, occidente y sur, respectivamente.
Fuente: Boletín estadístico enero – septiembre 2011).

 

De las siete causas terminadas, solo una de ellas es con sentencia condenatoria. Los otros términos son: sobreseimiento temporal, y archivo provisional, anulación administrativa, agrupación a otro caso, “otra causal de término” y “otra causal de suspensión”.

©KLL

 

©KLL

 

©KLL

 

©KLL

 

©KLL

 

©KLL